Virgilio ENEIDA libro II Lectura obligatoria Lat n 2 BACH

Virgilio Eneida Libro Ii Lectura Obligatoria Lat N 2 Bach-PDF Download

  • Date:13 Sep 2020
  • Views:1
  • Downloads:0
  • Pages:10
  • Size:463.49 KB

Share Pdf : Virgilio Eneida Libro Ii Lectura Obligatoria Lat N 2 Bach

Download and Preview : Virgilio Eneida Libro Ii Lectura Obligatoria Lat N 2 Bach


Report CopyRight/DMCA Form For : Virgilio Eneida Libro Ii Lectura Obligatoria Lat N 2 Bach


Transcription:

Virgilio ENEIDA libro II Lectura obligatoria Lat n 2 BACH. Belida el nombre y la fama gloriosa a quien los pelasgos con trampas siendo inocente con falsas. pruebas porque vetaba sus guerras a la muerte enviaron y hoy le lloran de la luz privado Como. acompa ante suyo y cercano en la sangre mi padre al ser pobre desde el principio de todo aqu a la. guerra me envi Mientras inc lume estaba en el poder y fuerza ten a en las reuniones de reyes. tambi n nosotros alg n nombre y honra logramos Luego que la envidia del tramposo Ulises no. cosas extra as os cuento lo arroj de las riberas del d a arrastraba afligido mi vida en tinieblas y. llanto y en mi interior me indignaba del inocente amigo la muerte Y no call loco y a poco que el. hado quisiera si alguna vez regresaba vencedor a Argos mi patria jur que ser a su vengador y un. odio amargo mov con mis palabras De ah la pendiente primera de mi mal de ah siempre Ulises a. aterrarme con nuevos cr menes de ah a lanzar voces ambiguas al pueblo y a buscar a prop sito. guerra Y no par as hasta que auxiliado por Calcante pero a qu fin doy vueltas en vano a Comentario a9 adivino oficial de la. guerra de Troya, tanta amargura o a qu me detengo Si en una misma fila ten is a todos los aqueos ya hab is. escuchado bastante cumplid ahora mismo el castigo que as lo querr a el de taca y en mucho os. tendr an los Atridas Comentario a10 Atro padre de,Agamen n y Menelao. Pero ya ardemos por saber e investigarlas causas ignorantes de cr menes tan grandes y de la ma a. pelasga Tembloroso prosigue y habla con pecho fingido. A menudo abandonando Troya los d naos ansiaron preparar la fuga y agotados dejar una. guerra tan larga As lo lograran A menudo en el mar les fren la dura tormenta y el Austro. frustr su partida Y justo cuando ya aqu tejido de tablas de arce se alzaba el caballo por todo el. cielo restall la tormenta Intrigados enviamos a indagar de Febo el or culo a Eur pilo quien nos Comentario a11 valeroso guerrero. trae de su templo estas tristes palabras, Con sangre aplacasteis al viento y matando a una virgen d naos el d a que a estas costas il acas Comentario a12 Ifigenia hija de. Agamen n y Clitemnestra, vinisteis con sangre deb is procurar el retorno y con el sacrificio de un alma de Argos En cuanto. esta voz lleg a los o dos del pueblo se suspendieron los nimos y un helado temblor recorri lo. hondo de los huesos a qui n designaban los hados a qui n pide Apolo. En esto el de taca con gran reuni n a Calcante el adivino arrastra al centro le pide que aclare cu l. sea la voluntad de los dioses Y muchos ya me cantaban a m el crimen cruel del tramposo y en. silencio ve an lo que iba a venir Diez d as calla aqu l y escondido se niega a se alar a nadie con su. voz y mandarlo a la muerte A la fuerza por fin empujado por el de taca con grandes gritos. rompe de acuerdo con l su silencio y me env a hacia el ara Estuvieron todos de acuerdo y lo que. cada cual para s se tem a convertido en la ruina de uno solo soportaron Y ya hab a llegado el d a. nefando Ya se me hab an dispuesto las harinas saladas y las cintas en torno a mis sienes De la. muerte escap lo confieso y romp mis cadenas y en la oscuridad de la noche me escond entre la. ova de un lago limoso mientras se hac an a la mar si acaso lo hac an Y no hay ya para m alguna. esperanza de volver a ver mi antigua patria ni a mis dulces hijos o a mi padre a orado a cuantos. aqu llos quiz hagan pagar nuestra huida y expiar n con su muerte mi culpa Por eso por los dioses. y los n menes que saben la verdad por la fe sin tacha si es que alguna queda entre los mortales te. suplico compad cete de fatigas tan grandes compad cete de un coraz n que sufre lo que no. Por sus l grimas le salvamos la vida y nos compadecemos encima Y Pr amo mismo ordena el. primero quitarlas esposas y las apretadas ligaduras y as le dice con palabras de amigo. Seas quien seas olvida desde ahora a los griegos que dejaste ser s de los nuestros y dime la. verdad que te pregunto para qu levantaron esa mole del caballo imponente Qui n lo ide o. qu pretenden Es alg n voto Es tal vez alg n artefacto guerrero. Hab a dicho Y aqu l en trampas experto y en la ma a pelasga levant a las estrellas sus palmas. libres de cadenas, A vosotras llamas eternas y a vuestro numen inviolable por testigos os pongo dice y tambi n a.
vosotros altares y nefandas espadas de los que pude huir y cintas de los dioses que llev al. sacrificio permitidme romper los sagrados juramentos de los griegos permitidme odiar a esos. hombres y poner todo en claro todo cuanto ocultan Que ninguna ley de la patria me ata T s lo. mant n tus promesas y si Troya te salvas respeta tu palabra si te digo verdad si te entrego cosas. Virgilio ENEIDA libro II Lectura obligatoria Lat n 2 BACH. importantes Toda la esperanza de los d naos y la fe de la guerra emprendida residi siempre en la. ayuda de Palas Ahora bien desde que Ulises el inventor de cr menes y el hijo de Tideo osaron Comentario a13 Atenea. sacar del templo consagrado el fatal Paladio dando muerte a los guardianes de la fortaleza Comentario a14 Dioemedes h roe. escarpada robaron la sagrada imagen y con manos de sangre se atrevieron a mancillar de la diosa griego. las cintas benditas desde aquello bajaron las esperanzas de los d naos quebradas sus fuerzas Comentario a15 Paladio o paladi n. prodigiosa imagen de Palas Atenea de, vuelta de espaldas la voluntad de la diosa Y con prodigios no dudosos dio se as de eso Tritonia procedencia divina que garantizaba la. Apenas colocaron la estatua en el campo llamas brillantes ardieron en sus ojos encendidos y un seguridad de la ciudad donde estuviera En. salado sudor cay de sus miembros y tres veces sola se alz asombra decirlo del suelo con su poca de Virgilio se dec a que era la que se. encontraba en el templo de Vesta en, escudo y la lanza agitando Se apresura Calcante a decir que probemos la huida por mar y que no Roma. puede P rgamo abrirse a las flechas arg licas si no buscan de nuevo augurios en Argos y otra vez Comentario a16 Apelativo de. traen con el mar y las curvas naves el numen que un d a trajeron Y ahora que con el viento han Atenea. buscado la patria Micenas armas y dioses tratan de ganarse y llegar n de improviso surcando el Comentario a17 Troya. mar de nuevo as ve el futuro Calcante, Advertidos levantaron esta estatua por el numen herido por el Paladio para expiar el crimen. funesto Y mand Calcante construir inmensa esta mole y tejiendo sus tablas levantarla hasta el. cielo para que entrar no pudiera por las puertas ni cruzar las murallas ni proteger a vuestro pueblo. bajo su antiguo poder Pues si vuestra mano violase el don de Minerva una gran maldici n sobre el. reino de Pr amo y sobre los frigios caer a los dioses la vuelvan antes contra ellos Si al contrario. por vuestras manos subiera hasta vuestra ciudad Asia caer a en guerra terrible sobre las murallas de. P lope y sa ser a la suerte reservada a nuestros nietos. Resultaba cre ble la cosa con tales insidias y la ma a del perjuro Sin n y captur con trampas y. l grimas a quienes ni el Tidida ni Aquiles de Larisa lograron domar ni diez a os ni miles de Comentario a18 Diomedes hijo de. En ese momento un nuevo prodigio mucho m s terrible aparece ante los desgraciados y turba sus. pechos confiados Laocoonte sacado a suertes sacerdote de Neptuno degollaba en su ara festiva un. toro tremendo Y mira por d nde me muero al contarlo dos grandes serpientes se lanzan al mar Comentario a19 Porce y Caribea. desde T nedos por la quieta llanura con curvas inmensas y buscan la costa a la vez sus pechos se. levantan entre las olas y con crestas de sangre asoman en el agua el resto se dibuja en el mar y. retuerce sus lomos enormes en un torbellino Suena el silbido en la sal espumante y ya a tierra. llegaban e inyectados en sangre y en fuego sus ojos ardientes sacud an sus bocas silbantes vibrando. las lenguas Escapamos exang es ante la visi n Aqu llas en ruta certera buscan a Laocoonte y. primero rodean con su abrazo los peque os cuerpos de sus dos hijos y a mordiscos devoran sus Comentario a20 Terr n y Melanto. pobres miembros se abalanzan despu s sobre aquel que acud a en su ayuda con las flechas y. abrazan su cuerpo en monstruosos anillos y ya en dos vueltas lo tienen agarrado rode ndole el. cuello con sus cuerpos de escamas y sacan por encima la cabeza y las altas cervices l trata a la. vez con las manos de deshacer los nudos con las cintas manchadas de sangre seca y negro veneno. a la vez lanza al cielo sus gritos horrendos como los mugidos cuando el toro escapa herido del ara. sacudiendo de su cerviz el hacha que err el golpe Se escapan luego los dragones gemelos hacia el. alto santuario y buscan el alc zar de la cruel Trit nide y a los pies de la diosa bajo el c rculo de su. escudo se esconden Entonces fue cuando un nuevo pavor se asoma a los pechos temblorosos de. todos y se dice que Laocoonte hab a pagado su crimen por herir con su lanza la madera sagrada y. llegar a clavar en su lomo la lanza asesina Gritan que hay que buscar un lugar a la efigie y ganarse. el numen de la diosa Rompemos los muros y de la ciudad abrimos las murallas Todos manos a la. obra ponen ruedas a los pies y tienden a su cuello cuerdas de estopa atraviesa los muros el ingenio. fatal pre ado de armas A su lado los mozos y las doncellas cantan sus himnos y g zanse si pueden. tocar con su mano la cuerda entra aqu l y se desliza amenazante hasta el centro de la ciudad Ay. patria Ay Ili n morada de dioses y muros dard nidas en la guerra famosos Cuatro veces justo Comentario a21 Troya de ah Il ada. en el umbral de la puerta se detuvo otras tantas gritaron de la panza las armas Sin embargo. insistimos inconscientes y en ciego frenes colocamos en lo m s santo de la fortaleza el monstruo. Comentario a22 Hija de Pr amo y, A n entonces Casandra a quien por mandato del dios los teucros no cre an abri su boca para H cuba dotada del don de la adivinaci n. Virgilio ENEIDA libro II Lectura obligatoria Lat n 2 BACH. mostrarnos el destino futuro Pobres de nosotros Era aquel nuestro ltimo d a y adornamos con. festivas guirnaldas los templos de la ciudad Gira el cielo entretanto y del Oc ano sube la noche. envolviendo en su abrazo de sombra la tierra y el polo y los enga os de los mirm dones Repartidos. por los muros callaron los teucros el sopor se apodera de sus miembros cansados Y ya acud a. desde T nedos la falange argiva con las naves formadas entre el silencio amigo de la luna callada Comentario a23 De Argos sin nimo. de griego por extensi n, buscando la conocida playa cuando la nave capitana encendi las antorchas y protegido por el.
hado inicuo de los dioses libera Sin n a los griegos encerrados en la panza y descorre a escondidas. los cerrojos de pino Abierto a las brisas los devuelve el caballo y alegres se lanzan de la hueca. madera los jefes Tesandro y Est nelo y Ulises cruel bajando por la cuerda tendida y Acamante y. Toante y el Pelida Neopt lemo y Macaonte el primero y Menelao y Epeo el propio urdidor de la. Invaden la ciudad sepultada en el sue o y el vino son muertos los guardias y abriendo las puertas. reciben a todos los compa eros y se re nen los ej rcitos c mplices Era el tiempo en que llega el. descanso primero a los hombres cansados y se nos mete dentro grat simo regalo de los dioses En. sue os atiende se me apareci trist simo H ctor ante mis ojos derramando un llanto sin fin como. cuando fue arrebatado por las bigas y negro del polvo cruento y atravesados por una correa sus pies Comentario a24 Carro tirado por. dos caballos, tumefactos Ay de m y c mo estaba Qu distinto del H ctor aquel que volvi revestido de los. despojos de Aquiles o que lanzaba los fuegos frigios a las naves de los d naos En desorden la Comentario a25 Frigia regi n de. Asia donde se encuentra Troya, barba y el cabello encostrado de sangre y aquellas heridas que muchas recibi rodeando de la. patria los muros Entre mis propias l grimas me ve a llamando al h roe y expresarle estos tristes. Oh luz de Dardania de los teucros la m s firme esperanza Qu ha podido retenerte De qu. riberas vienes H ctor ansiado C mo te vemos despu s de tantas muertes de los tuyos agotados. por tantas fatigas de los hombres y de nuestra ciudad Qu indigna causa tu rostro sereno manch. Por qu esas heridas estoy contemplando, Nada repuso l a mis vanas preguntas nada repuso pero sacando un grave gemido de lo hondo del. pecho Ay huye hijo de la diosa dijo l brate de estas llamas Est el enemigo en los muros. Troya se derrumba desde lo m s alto Bastante hemos dado a la patria y a Pr amo Si con tu diestra. pudieras salvar a P rgamo ya por la m a habr a sido salvada Troya te encomienda sus objetos. sagrados y sus Penates T malos compa eros de tu suerte surca el mar y levanta para ellos unas. dignas murallas, Dice as y saca del interior del templo las cintas con sus manos y Vesta poderosa y el fuego eterno. Se llenan entretanto las murallas de duelos diversos y m s y m s aunque estaba apartada la casa. de Anquises mi padre y los rboles la escond an claro se vuelve el sonido y se acerca el horror de. las armas Salgo de mi sue o y llego subiendo a lo m s alto del tejado y me paro atento el o do. como cuando la llama por la ira del Austro cae sobre el sembrado o el r pido torrente del r o inunda. los campos inunda los alegres sembrados y las labores de los bueyes y arranca de cuajo los. bosques se queda de piedra ignorante el pastor sobre el alto pe asco escuchando el bramido. Entonces por fin qued al descubierto su lealtad y se vieron las trampas de los d naos Ya se. Virgilio ENEIDA libro II Lectura obligatoria Lat n 2 BACH 1 Todos callaron y en tensi n manten an la mirada luego el padre Eneas as comenz desde su alto lecho su larga y triste historia Un dolor reina me mandas renovar innombrable c mo las riquezas troyanas y el m sero reino destruyeron los d naos y tragedias que yo mismo he visto y de las que fui parte importante

Related Books