M sica de las ciudades la complejidad la cr tica y el

M Sica De Las Ciudades La Complejidad La Cr Tica Y El-PDF Download

  • Date:15 Sep 2020
  • Views:1
  • Downloads:0
  • Pages:15
  • Size:237.80 KB

Share Pdf : M Sica De Las Ciudades La Complejidad La Cr Tica Y El

Download and Preview : M Sica De Las Ciudades La Complejidad La Cr Tica Y El


Report CopyRight/DMCA Form For : M Sica De Las Ciudades La Complejidad La Cr Tica Y El


Transcription:

Congreso Internacional 1810 2010 200 a os de Iberoam rica 699. M SICA DE LAS CIUDADES LA,COMPLEJIDAD LA CR TICA Y EL. DESAF O DE LOS PRIMEROS TANGOS,Y SAMBAS RIO DE JANEIRO Y. BUENOS AIRES,Alessandro Ventura da Silva,Universit Paris III. El proceso de modernizaci n que se extendi por las principales capitales. del hemisferio sur en las primeras d cadas del siglo XX ha dejado un legado. cuya dimensi n se puede sentir en varias reas Privilegiando la dimensi n. cultural de la modernidad en Am rica Latina este trabajo reflexiona sobre la. tematizaci n de las dificultades sociales en las performances del samba y tango. en las ciudades de Rio de Janeiro y Buenos Aires As privilegiaremos el. cruce de las agendas pol ticas de contenido civilizador como el. coeficiente cr tico y desafiante en las performances del tangos. y sambas de la poca,Los argentinos somos los m s adelantados. entre los m s atrasados,Domingos Sarmiento, Cuando las actuales rep blicas de Brasil y Argentina ensayaran formas de.
gobernabilidad y rutina en la relaci n de dominaci n pueblo estado es. decir hace un siglo sus respectivas capitales floreci en medio de fuertes. posibilidades de rebeliones revueltas y disturbios de todo tipo en un futuro. que se cre a no muy lejano Aunque inevitablemente nuestro diagn stico. es de aquel que conoce el desarrollo de los acontecimientos hist ricos la. proximidad a los hechos ocurridos en R o de Janeiro y Buenos Aires que se. intenta imprimir en este texto dar a conocer el cuanto de arbitrario existe. 700 XIV Encuentro de Latinoamericanistas Espa oles. en las formas que actualmente tendemos a naturalizar la relaci n entre. las lites y el pueblo Sin embargo ese hilo retrospectivo puede revelar el. siniestro aspecto arraigado en las acciones de agentes del estado en el que. los hombres y mujeres inmigrantes pobres y negro en su mayor a fueron. golpeados encarcelados o perdieron la vida simplemente porque fuer n. los veh culos de otras formas de estar en el mundo por sus creencias. aspecto musical y los h bitos en la versi n moderna liberal en Am rica. En este paisaje vincular los recursos que parecen impulsadas por. dict menes semejantes pueden acalarase la incorporaci n de estas. ciudades a las tendencias que antes del cambio de siglo participaban s lo. en parte Bajo el efecto de las influencias m s beneficiosas nuestras lites. no parec an dispuestas a mitigar el rigor de sus conclusiones El lema se. ha convertido la civilizaci n el progreso el orden y la modernidad De. hecho indic que ha perdido todo sentido de continuidad Para purificar. la multitud de los nativos sin educaci n para purgar las l neas de la miseria. y servidumbre de la poca colonial visibles en los modos populares se. ha iniciado en Argentina el despilfarro de la contrataci n de ciudadanos. europeos que en las solemnes palabras de su constituci n republicana. Art culo 25 El Gobierno federal fomentar la inmigraci n. europea y no podr restringir limitar ni gravar con impuesto. alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros. que traigan por objecto labrar la tierra mejorar las industrias e. introducir y ense ar las ciencias y las artes1, Esta orden grabada en la Constituci n no era m s que la realizaci n en. la letra de la ley de los ideales que estaban en la mente de los argentinos. ideol gicamente m s destacados, No se concibe que esas poblaciones emigren espont neamente a la. Am rica del Sur sin incentivos especiales y excepcionales La Europa. del Norte ir espont neamente a la Am rica del Norte y como elnorte. de los dos mundos parece ser el mundo de la libertad y de la ind stria. la Am rica del Sur debe renunciar a la ilusi n de tener inmigraciones. capaces de educarla en libertad en la paz y en la industria si no las atrae. artificialmente2, En el cruce de ideas y en el marco de la materializaci n de la migraci n. se puede afirmar que no muchos pa ses que han alentado una pol tica de. migraci n hicieran la activaci n de procesos en condiciones t n generosas. Un ejemplo similar en el continente es el caso de Brasil que como pa s. fronterizo alentara la inmigraci n blanca a las plantaciones de caf para. 1 Constituci n Argentina Art culo 25, 2 Juan Bautista Alberdi Pr logo En Rosa Mar a Codes El piensamiento argentino 1853 1910. Editorial de la Universidade Complutense Madrid 1986 pp 224. Congreso Internacional 1810 2010 200 a os de Iberoam rica 701. enseguida arrestar los negros por vagancia y falta de trabajo Si miramos con. atenci n las condiciones sociales vividas por los grupos econ micamente. m s vulnerables nos daremos cuenta del grado de armon a en los intentos. as como el triunfo de una pol tica a la inversa los conventillos y cabe as de. porco de R o de Janeiro tiene su s mil en las casas y convetillos de Buenos. Aires Ambas situaciones son frutos de decisiones pol ticas desastrosas En. representaci n de lo que quiz sea el m s dram tico caso de crecimiento. urbano en Am rica Latina Juan Carlos Portantiero se al el problema de. Buenos Aires, Fueron tantos los que se quedaran en el pa s como los que.
pasaron como golondrinas y los que permanecieron no. abandonarian jam s su desarraigo sino vicariamente a trav s. de sus hijos Esta inmigraci n culturalmente segregada y. politicamente ausente era la prueba del fracaso de una decisi n. de poblar el desierto que en la primera d cada del siglo se. acercaba peligrosamentea la categoria de un problema policial3. Desde una pragm tica dudosa visible en la Constituci n argentina. la esclerosis de civilizaci n atascada en la idea de la higiene y el orden. social parec a establecer la materia prima esencial para el aumento de las. estad sticas policiales Suponiendo que una de las m s duras experiencias. para el inmigrante es el conflicto entre el precedente y el campo de. contradicciones y sorpresas dolorosas del nuevo esta sigue la hip tesis. de que los extranjeros llegar an en Argentina con h bitos maneras de. actuar y con diferentes recursos culturales Sin embargo teniendo en. pantalla los efectos de la pol tica de inmigraci n un verdadero desastre. para algunos4 se entiende el coeficiente de decepci n en imaginar que. el capital de cultura tendr a fin de inmediato al llegaren los inmigrantes. Desde esta perspectiva la amalgama deseada con el extranjero transform. Buenos Aires en un caos donde ha combinado la aparici n de problemas. sociales urbanos y la situaci n econ mica de vida inaceptables con las. las hospitalizaciones de personas en desacuerdo En las palabras de Hugo. El incremento de las internaciones refleja en el nivel de la. conducta individual la profundidad de la crisis social que. afectava las condiciones de vida y relaciones de vastos sectores. La internaci n del discrepante en t rminos sociales o. familiares pasa a ser un recurso cada vez m s difundido al. qual las propias autoridades de los procuran poner limite 5. 3 Juan Carlos Portantiero Naci n y Democracia em la Argentina del Novicientos En Revista Punto. de Vista V n 14 Marzo de 1982 pp 3, 4 Hago referencia a lo siguiente estudio Ra l Puigb La identidad nacional argentina y la identidad. iberoamericana Grupo Editor Latinoamericano Buenos Aires 1998 pp 91 113. 5 Hugo vezzetti La locura em la Argentina Psiquiatria Hosp cios y Enfermos de Buenos Aires En. 702 XIV Encuentro de Latinoamericanistas Espa oles. Estamos interesados en seguir los argumentos precedentes avanzando. la investigaci n sobre la composici n transnacional en lo mbito ideol gico. del poder en ambas ciudades y que podr an arrojar algo de claridad para el. contexto latinoamericano En este cuadrante como en Buenos Aires las. lites de R o coquete con el sue o de una cultura dentro de la barbarie de. Brasil una civilizaci n en los tr picos Elemento sin el cual no podr amos. pensar el Brasil moderno un punto importante para comprender la historia. de la pobreza en el Brasil independiente es la relaci n de la naci n con sus. lites en la temprana Rep blica, Algunas medidas aunque con consecuencias naturales tienen un. sesgo ejemplar en R o de Janeiro entonces capital de Brasil Al permitir. el alojamiento de los ideales de una civilizaci n de la apariencia las. clases hegem nicas pierden la oportunidad de mitigar los problemas de la. pobreza y la desigualdad arcaica M s bien representan un cambio hacia la. idea fraudulenta que los pobres con renta m nima de subsistencia a pesar. de eso deb an ser ordenados y civilizados En ralaci n con las lites no. es una exageraci n decir que el h bito de la civilizaci n se ha extendido. como una epidemia incontrolable con alcance de una ceguera ideol gica. enraizada en el deseo de no parecen ser lo que eran en realidad Repositorio. de los futuros problemas que han resultado dif ciles de resolver lo que. admiramos en Buenos Aires fue observado de esa forma por Carlos Lessa. La idea de civilizaci n se toma de forma primaria el trasplante. acr tico de las normas europeas para los tr picos visibles con. el uso de sombreros masculinos y en la multiplicaci n de pa o. negro y terciopelo para mujeres La lite cree practicar un estilo. de vida superior aunque probablemente bastante inc modo6. El grado de perturbaci n subrayada por Lessa no se debe s lo al. absurdo de llevar ropa de invierno en una ciudad de altas temperaturas. pero el descontento de las elites a vivir en una comunidad tan incapaz de. organizarse de acuerdo con el ideal de la civilizaci n moderna Vemos. en esta disposici n la intersecci n de las ideas de civilizaci n con la. reubicaci n de las fuerzas populares fuera de la rbita visible de la ciudad. El elemento perturbador pues resid a en las clases bajas la parte inevitable. de la poblaci n que tiende a considerar que algunas formas de conducta. eran inapropiadas en una ciudad como R o de Janeiro en el comienzo del. siglo Como en el ejemplo de la constituci n argentina el c digo penal de. la Rep blica de los Estados Unidos de Brasil en el cap tulo XIII. Art culo 399 La falta de ejercicio de la profesi n oficio o se or. que ganarse la vida no tener medios de subsistencia y domicilio. Revista Punto de Vista I n 3 Julio de 1978 pp 9, 6 Carlos Lessa O Rio de todos os Brasis uma reflex o em busca de auto estima Record Rio de. Janeiro 2005 pp 92 mi traducci n, Congreso Internacional 1810 2010 200 a os de Iberoam rica 703. fijo para vivir proveer la subsistencia de vida mediante la. ocupaci n prohibida por la ley o manifiestamente ofensiva de. la moral y buenas costumbres7, En la carta fr a de la ley no hay lugar para la reflexi n de las condiciones.
desiguales impulsado por los mismos creadores del C digo Penal Como. versaba la norma legal se conjetura sobre la existencia de una tica. compartida sin salida para los que podr a desarrollar una aversi n al. nuevo mundo del trabajo asalariado y jerarqu a social Los no contentos a. su vez ser an condenados a prisi n o la agresi n de la pol cia8 De hecho. ya que existe una disposici n absoluta del aparato represivo de intuir los. posibles delitos llama la atenci n sobre el hecho de que el ejercicio de. este sentido opt por centrarse en los negros y los pobres es decir una. expresi n muy fuerte del antiguo sistema de esclavos. Teniendo en cuenta que como medio de subsistencia muchos de los. reci n liberados ten an profisiones muy cerca de la ilegalidad la definici n. de lo que es moralmente ofensiva o parte de la moral ha abierto una. amplia margen para la arbitrariedad de la polic a9 frente a aquellos que. necesitaban de eses trabajos incluyendo para tener una casa y salir de la. condici n de violador de las leyes En este sentido los que ten an el nico. medio de subsistencia de los trabajos los juegos de azar la prostituci n. o el comercio no regular eran vistos como desestabilizadores de una. orden que estaba destinada a ser civilizada En otras palabras las lites. trataron de transformar el R o de Janeiro en una ciudad que olvida sus. contradicciones reales y pasase para el triunfo de auto control s lo por el. deber c vico, De hecho desde el momento de construir las instituciones de poder. en las dos capitales inst a abordar la questi n de los tipos sociales m s. problem ticos En tanto la noci n de la normalidad y patolog a social. fueron fundamentales para la construcci n de representaciones que estaban. destinadas a combatir Por supuesto en todo este conjunto surgi la idea. de conducta desviada como perjudicial para el orden hegem nico En este. entorno las acciones populares pasaran a ser objectos de la fiscal a tales. como las apuestas las fiestas la prostituci n entre otros En el camino. de la civilizaci n la dos lites coinciden tanto en lo que respecta a los. compromisos pol ticos de sus respectivos programas nacionales cuanto en. lo campo que actu en la emisi n de rdenes de control y eliminaci n de. la desviaci n, 7 C digo penal da Rep blica dos Estados Unidos do Brasil mi traducci n. 8 Para los casos de violencia policial y historia del aparato represivo en la ciudad de R o de Janeiro. consultar Thomas Holloway Pol cia no Rio de Janeiro repress o e resist ncia numa cidade do s culo. XIX FGV Rio de Janeiro 1997, 704 XIV Encuentro de Latinoamericanistas Espa oles. Los extractos citados presentan con firmeza variada un repert rio. elogioso frente las potencialidades regeneradoras de una civilizaci n en. el sur del continente En revancha se nota igualmente que la prioridad. dada a los europeos en t rminos de incentivos y facilidad fiscales se. destin e au d p t et la diffusion de documents scientifiques de niveau recherche publi s ou non manant des tablissements d enseignement et de recherche fran ais ou trangers des laboratoires publics ou priv s M sica de las ciudades la complejidad la cr tica y el desaf o de los primeros tangos y sambas Rio de Janeiro y Buenos Aires Alessandro Ventura Da Silva To cite

Related Books